Saltar al contenido

¿Cómo sería la vida sin publicidad?

08/03/2023

Nuestro punto culminante de el día de hoy es ‘Seek Reinvention’, el primer corto comercial de la compañía digital Globant. Desarrollado por la agencia GUT Buenos Aires, el aviso de mos exhibe de qué forma sería la vida moderna si no se hubiesen producido algunas transformaciones tecnológicas clave. Mediante situaciones que detallan ocupaciones de la vida diaria con un toque de humor, resalta el encontronazo positivo de la reinvención digital en las finanzas, la educación, el turismo, los servicios públicos y la diversión.

Spot Data #SeekReinvention Anunciante: Globant. Producto: Institucional Global. Agencia de propaganda: GUT Buenos Aires Directivo creativo: Ramiro Gamallo / Matias Lafalla (ECD) Productora audiovisual: Rebolucion . Directivo: Andrés Salmoyraghi y Álvaro Stocker. Postproducción: Da8 Producción musical: Administración de música y sincronización: Bamba. Sonido: Portastudio.

Un planeta sin comunidades

Según un especialista del Media Lab del Centro Tecnológico de Massachusetts (MIT) “el planeta podría marchar, evidentemente. Pero sería un planeta muy distinta al que conocemos tanto en concepto de nuestra activa popular como económica. No obstante, no tenemos la posibilidad de decir que sería un planeta mejor o peor. Sencillamente sería un planeta diferente». «Por supuesto que sí», afirma el decano de una capacitad de derecho y ciencias políticas, «la multitud tiene una sobrevaloración de la relevancia de las comunidades». Los hábitos que se han construido en las últimas décadas son fundamentales y significativos, en lo que se refiere a la relación sociológica que se creó, ¿cuál es la verdad del acercamiento desarrollado por las comunidades?, por el hecho de que absolutamente nadie puede denegar que las comunidades nos pusieron a todos. al mismo nivel: alguno puede vivir el día a día de su estrella preferida, charlar, comprender su privacidad.Cualquier compañía local puede luchar por cuota de mercado con alguno.Cualquier internacional.Cualquier vecino puede ofrecer su opinión a cualquier político, o quejarse a cualquier compaa «Son hbitos muy arraigados en la raza humana», as que… por una parte por el otro, del lado de los «fatales recurrentes». ¿De qué forma vamos a vivir sin esta liberación, esta conexión, este hacerse cargo de todo cuanto nos llega? Y para la otra cara de la moneda, lo mismo: ¿de qué manera “los conocidos, de todos y cada uno de los campos, van a rehacer su historia sin este contacto persistente y próximo con sus fieles? ¿De qué manera determinarán las compañías sus tácticas de marketing sin el aporte de la gente? Seguramente varios responderán chillando «¡De qué forma lo hacían hace una cantidad enorme de años!» y no. Si bien parezca un tanto habitual, les aseguro que no va a ser lo mismo, por lo menos con estas generaciones. ¿Sería un retroceso regresar a vivir sin redes? “La raza humana una vez vivió sin ellos”, me ha dicho alguien mayor. “Son sencillamente capacidades que aprendimos en algún instante para estar comunicados sin la necesidad de estar exactamente en el mismo sitio”, afirma Cristina Vélez, cofundadora de Green Lantern (un conjunto interdisciplinario que estudia los problemas entre internet y la sociedad). ¿De qué manera podría la raza humana mudar los hábitos recientes? ¿Qué ocurre con las novedosas pautas establecidas para hacer llegar, para crear relaciones? El planeta podría proseguir de manera fácil sin las comunidades. “Sería un planeta un tanto mucho más retardado, pero mentalmente mucho más saludable”, dicen ciertos. Absolutamente nadie puede denegar que sería un planeta mucho más saludable, pero ¿y el avance en todos y cada uno de los campos? no solo comunicaciones, tecnología, comercio, política en todo el mundo, control de anomalías de la salud. Un sinfín de temas que las comunidades cooperaron de forma efectiva. Absolutamente nadie puede denegar que WhatsApp, por servirnos de un ejemplo, es precisamente una herramienta de trabajo. Es indiscutible que los mercados y las industrias se verían damnificados. Si las redes dejaran de marchar para toda la vida, ¿qué ocurriría con la sociedad? ¿De qué forma sería esa transición? La primera cosa que afectaría es de qué forma interactuamos con la gente mucho más próximas (familiares y amigos) ¿Volveríamos a charlar por teléfono? ¿Volveríamos a mandar sms? Tras todo, muchas relaciones en las comunidades se sostienen artificialmente vivas. Y este tiempo vacío de “no realizar nada” lo llenamos explorando por las redes. En múltiples países tienen proyectos de descongestión digital bien interesantes en los que la multitud va a comunidades, ciudades o pueblos pequeños, que no sobrepasan los 600.000 pobladores, donde la regla de convivencia es no emplear teléfonos portátiles sino más bien solo para las pretensiones básicas y la calidad de los índices de vida están incrementando dramáticamente. “Hacemos bastante hincapié en la agilidad, la transmisión de datos, las tareas del día a día. Lo que debemos realizar en este momento es achicar la agilidad, gozar los instantes, reducir la agilidad con la que hacemos nuestras actitudes cotidianas y vamos a ganar bastante con esto”, afirma el sociólogo Sygmunt Bauman, enseñando los inconvenientes de las sociedades de estos momentos. . Asimilarlo es sencillamente decir que iremos a emplear otras tecnologías para estar comunicados. “En esa medida, lo que contamos es una tecnología de la información y la comunicación que ha evolucionado bastante alén de esas tres comunidades”. afirma Nicolás Díaz, quien asimismo fue directivo de Democracia Digital. De esta forma, el mercado produciría un producto paralelo que compensaría esta sepa en el mercado. “Pero en concepto de asimilación, me imagino que la sociedad deberá asumir los costes económicos de la información que trae el no tener estas tecnologías”, afirma, y añade que habría que regresar al teléfono, al correo o aun a Morze. tecnología. . “Los humanos son tan recursivos que podrían hallar otras maneras de dar de comer estas redes, es una ley del mercado”, afirma. Existen muchos puntos de vista para investigar lo irreconocible. Pero por último: ¿Son las comunidades buenas o dañinos para la sociedad? “Si crees en el capitalismo insaciable y salvaje y en la eficacia, pienso que es preferible tener comunidades. En este momento, si escoges un planeta considerablemente más relajado, mucho más estático, menos productivo pero considerablemente más saludable, entonces es preferible no tenerlas”. pregunta que debemos hacernos como sociedad y no como individuos”, afirma Nicolás Díaz Para Cristina Vélez, “es dependiente de si se ve con un enfoque personal o popular. Fueron poderosos en expandir voces que antes eran marginales a novedosas conjuntos que tienen algunas conquistas sociales, como los pañuelos verdes en Argentina». Pero según Vélez, las redes asimismo tienen un lado negativo. «La libre asociación digital asimismo se ve perjudicada, por el hecho de que hay cientos de personas en internet que registran datos que tienen la posibilidad de entonces ser utilizado en contra suya caso de que, por poner un ejemplo, desee abrir una organización”, destaca-. Resumiendo, bien d En ocasiones, los humanos actúan por el mero hecho de accionar. Tanto la buena fe como las malas pretenciones, y además de eso podríamos pasarnos un día entero contando los lados buenos y pésimos, las ventajas y los perjuicios de las comunidades. Si me cuestiones, las comunidades no son malas, las ocasiones que se benefician las establece solo la utilización que cada uno de ellos hace de ellas.

Sebastían Bazán Community Manager – Editor de la Agencia Interact