¿Cuál es el impacto negativo de las redes sociales?

La sociedad actualizada está inmersa en la tecnología. Nos encontramos pegados a los teléfonos capaces y los gadgets. Hay una app para todo, aun para socializar. La conexión humana se ha achicado a expresiones y …

La sociedad actualizada está inmersa en la tecnología. Nos encontramos pegados a los teléfonos capaces y los gadgets. Hay una app para todo, aun para socializar. La conexión humana se ha achicado a expresiones y también imágenes en un display en vez de una comunicación frente a frente con cuentas como Instagram, Fb y Twitter. Más allá de que son entretenidos y recomendables, los efectos positivos y negativos alcanzan para proponer una pregunta: ¿las comunidades son saludables para el cerebro?

Agilidad de información

No cabe duda de que las Redes Sociales tienen fortalezas, tanto a nivel personal como profesional. Uno es la velocidad con la que descubrimos las novedades mucho más esenciales del día. La información se nos enseña en nuestro muro o en nuestra línea de tiempo regularmente compartida por contactos o amigos.

Frecuentemente (y cada vez con mucho más continuidad), los sucesos del día los descubrimos en las comunidades y no en los medios, pues alguien próximo a nosotros los ha compartido en sus comunidades. Esa información que nos dan y que hace aparición en nuestro timeline o en nuestro muro, sin que nosotros hagamos nada, pertence a las enormes virtudes de las comunidades: nos encontramos todo el tiempo informados de las noticias.

Chances para estudiar

Aparte de los resultados positivos de estudio en el sala de las comunidades por medio de sitios como YouTube, las comunidades asisten a los alumnos a entrar a información sobre salud psicológica y confort, lo que puede ser bien difícil de realizar sin conexión y el estigma -gratis.

Las comunidades tienen la posibilidad de ser impresionantemente adictivas: todos entendemos lo que es decirles unos a otros que solo examinen nuestras alertas y, antes de percatarnos, estuvimos desplazándonos sin meditar por varias horas. La utilización de electrodomésticos tiene la posibilidad de tener un efecto especialmente amenazante cerca de la hora de acostarse, en tanto que la luz azul que emite de nuestros electrodomésticos engaña a nuestros cuerpos haciéndoles opinar que todavía es de día afuera, interrumpiendo nuestros ritmos naturales. Asimismo cerramos los ojos menos en el momento en que observamos los gadgets, lo que conjuntado con la luz azul puede ocasionar fatiga y fatiga visual.

Deja un comentario