Saltar al contenido

Del Manga a la Pantalla: Explorando los Desafíos y Logros de la Serie ‘One Piece’ en su Versión de Acción Real

31/08/2023
Del Manga a la Pantalla: Explorando los Desafíos y Logros de la Serie 'One Piece' en su Versión de Acción Real

Cuando se anunció que Netflix estaba en proceso de producir una serie de acción real basada en ‘One Piece’, generó una mezcla de reacciones que incluían pánico, felicidad y nerviosismo. Esto sucedió mucho antes del controvertido lanzamiento de la adaptación de ‘Cowboy Bebop’.

Sin embargo, considerando la historia problemática de Hollywood en lo que respecta a la adaptación de animes, es comprensible que los seguidores de la franquicia de Luffy se sintieran aprensivos.

Tanto ‘Death Note’ como ‘Los caballeros del zodiaco’ no lograron capturar la esencia de las obras originales, y este año en particular, la versión de acción real de ‘Los caballeros del zodiaco’ recibió críticas abrumadoramente negativas. A pesar de ello, gracias a los incansables esfuerzos promocionales de Netflix, que se centraron en destacar el elenco de ‘One Piece’, muchos fanáticos querían creer en el proyecto. Aunque la adaptación de Netflix no sea una réplica perfecta del manga, sí logra capturar la esencia fundamental.

El concepto de riqueza, fama y poder…

Si esperamos una reproducción exacta del manga de Eiichiro Oda (o del anime de Toei) viñeta por viñeta y plano por plano, inevitablemente quedaremos desilusionados. Esta adaptación de Netflix consta únicamente de 8 episodios, cada uno con una duración aproximada de una hora, lo que limita su capacidad para abarcar todo el material disponible.

‘One Piece’ comienza directamente con la primera aventura de Monkey D. Luffy, quien zarpa en el mar para cumplir su ambicioso sueño de convertirse en el Rey de los Piratas y encontrar el legendario tesoro conocido como el One Piece. Para lograr este objetivo, Luffy debe reclutar una tripulación completa y enfrentarse a cualquier opresor que se cruce en su camino.

‘One Piece’ experimentará cambios significativos en la adaptación de Netflix: El resumen y los títulos generan tanto expectativas como dudas sobre la fidelidad de la serie live-action en comparación con el anime.

Realmente sentía cierta aprensión al abordar la versión de ‘One Piece’, y los dos primeros episodios no lograron disipar por completo mis preocupaciones. Iñaki Godoy brilla en su papel como Luffy, irradiando carisma en cada escena. En general, la mayoría del elenco está excepcionalmente bien adaptado a sus respectivos roles.

Aunque es cierto que el comienzo de ‘One Piece’ carece de la intensidad que caracteriza al resto de la historia, la adaptación de Netflix se esfuerza por condensar los encuentros iniciales con Alvida, Morgan y Buggy en un espacio de tiempo limitado.

Si nos tornamos críticos, estos primeros episodios son los más afectados, ya que muchos personajes secundarios y momentos importantes se pierden en el proceso. Sin embargo, los creadores de la serie, Steven Maeda y Matt Owens, cuentan con la ventaja de haber empezado a rodar cuando el manga ya contaba con 25 años de historia, lo que les permitió tomar decisiones inteligentes y sembrar detalles sutiles a lo largo de la narrativa.

Garp en el mundo de One Piece

Por lo tanto, es posible que ciertos personajes entrañables que aparecen en tan solo dos de los mil capítulos del manga, así como arcos argumentales emotivos, no hayan sido incluidos en la adaptación televisiva. Sin embargo, personajes como Buggy, Garp, Koby y Arlong emergen con mayor protagonismo. La estrategia de Netflix apunta a una planificación a largo plazo, donde se siembran semillas narrativas que eventualmente darán fruto.

Dado el limitado tiempo disponible, los creadores se han dedicado a desarrollar en mayor profundidad a los personajes, dotándolos de una mayor complejidad. Este enfoque permite que estos personajes contrasten de manera efectiva con Luffy y su tripulación.

Si los dos primeros episodios carecen de cierto impacto y aún no logran encontrar su tono de manera satisfactoria (con flashbacks que podrían resultar más cautivadores y una fotografía que evita mostrar los escenarios de manera efectiva), los principales fallos de ‘One Piece’ empiezan a resolverse a partir del tercer episodio con la incorporación de Usopp al grupo conformado por Luffy, Nami y Zoro.

En esta etapa, la serie parece encontrar el equilibrio necesario entre el realismo sombrío y el estilo extravagante del manga. Netflix no teme exagerar en cuanto a la ambientación, vestuario y maquillaje, creando un mundo visualmente rico y detallado que refleja directamente la estética del manga y el anime, algo que sin duda deleitará a los seguidores.

Aunque la versión de Netflix no sea una copia exacta, logra capturar la esencia y lo hace evidente de manera constante. Los sueños desempeñan un papel central en esta temporada, ya que se resalta la importancia de perseguir objetivos, sin importar cuán pequeños o aparentemente ridículos sean. Monkey D. Luffy siempre está dispuesto a recordar esta lección. Aunque se enfrenta a los desafíos de los espadachines más hábiles o a un ejército de seres acuáticos, Luffy está decidido a ayudar a otros a alcanzar sus metas.

Si bien ‘One Piece’ podría haber omitido ciertos elementos en la adaptación, ha preservado los momentos más cruciales y emotivos. Arlong se erige como un formidable villano, dejando en claro sus intenciones en cada interacción. La decisión de destacar a Arlong como un hilo conductor a lo largo de la temporada, amenazando al East Blue, resultó acertada. Conforme la serie avanza, el arco argumental de Arlong Park se revela como emocionante y fiel al material original, generando momentos verdaderamente conmovedores.

Emily Rudd personifica perfectamente a Nami, y junto a Godoy como Luffy, son los intérpretes que mejor encarnan sus respectivos personajes. Además, la química entre todos los miembros de la tripulación de los Sombrero de Paja es palpable.

Arlong en la adaptación de Netflix

En resumen, aunque en ocasiones los efectos visuales generados por ordenador presentan limitaciones y algunos cromas resultan poco convincentes, y aunque la caracterización de ciertos personajes podría parecer un intento fallido de emular el aspecto original, e incluso en algunos momentos la serie tiende hacia un tono excesivamente oscuro y sangriento, ‘One Piece’ demuestra conocer sus prioridades. La serie ofrece un inicio espectacular para las aventuras de los Sombrero de Paja.

Es innegable que adaptar ‘One Piece’, posiblemente uno de los mangas menos propicios para una versión de acción real, presenta desafíos únicos, principalmente debido a su ambientación. Sin embargo, Netflix ha demostrado un compromiso notable, reuniendo a un equipo que comprende y aprecia el material original. Como resultado, esta adaptación ha dejado una impresión duradera y suscita un fuerte deseo de continuar explorando el mundo de One Piece a bordo del Going Merry.