Alerta en Oaxaca por sospecha de 3 casos de rabia humana en niños

En el estado de Oaxaca, se han activado los protocolos de vigilancia epidemiológica debido a la sospecha de tres casos de rabia humana en niños de 8, 7 y 2 años de edad en la …

Alerta en Oaxaca por sospecha de 3 casos de rabia humana en niños

En el estado de Oaxaca, se han activado los protocolos de vigilancia epidemiológica debido a la sospecha de tres casos de rabia humana en niños de 8, 7 y 2 años de edad en la localidad de Palo de Lima, municipio de San Lorenzo Texmelúcan.

Dos de estos niños han sido reportados como graves y se encuentran ingresados en el Hospital Civil «Dr. Aurelio Valdivieso» de Oaxaca de Juárez. La tercera paciente, aunque estable, también está bajo vigilancia médica. Se han realizado pruebas de laboratorio que se han enviado al Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos (Indre) para confirmar o descartar la presencia del virus.

Para garantizar la vigilancia en la localidad y la identificación de contactos de riesgo, se han desplazado al lugar personal federal del programa de Rabia y otras Zoonosis del Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades (Cenaprece), así como del Programa Estatal de Rabia y del IMSS Bienestar.

Las autoridades sanitarias recomiendan que, en caso de sufrir una agresión de animales domésticos o silvestres, se acuda y se informe al servicio médico para iniciar el protocolo de atención necesario para detectar a tiempo la presencia del virus.

Además, se aconseja evitar el contacto con animales silvestres, mantener la basura en contenedores bien cerrados y revisar las cartillas de vacunación de los animales de compañía para prevenir enfermedades.

Es importante recordar que la rabia es una enfermedad grave y mortal que se transmite principalmente a través de la mordedura de un animal infectado. Por ello, es fundamental evitar el contacto con animales silvestres y asegurarse de que los animales domésticos estén vacunados para proteger tanto a las personas como a los animales.

Deja un comentario